Diario de Nada o casi Todo

viernes, mayo 19, 2017

Brevedades y exabruptos DIARIO DE LA INCORRECCIÓN POLÍTICA (V)

1.
PARÁBOLA DEL SUBMARINO

El periscopio emerge y gira en busca de su objetivo.
Le cuesta la maniobra, pues el agua de aquel mar es tan densa que más parece una ciénaga que el mar que es, el mar común y necesario. Quizás su historia milenaria, regada por tanta sangre, haya acabado por hacer de sus aguas un pútrido lodazal.
            Sobre la línea del horizonte aparece la silueta del objetivo: un portaviones.
            El ánimo de la tripulación se hunde. Sólo les queda un torpedo. Poca munición para enfrentar tamaño desafío. Pero se reafirman en su misión de intentarlo. Saben que no podrán hundir aquella bestia mecánica con su torpedo, pero quizás, con su hazaña, puedan averiarlo lo suficiente y minimizar su amenaza. Quizás puedan abrir una brecha en su oxidado casco que a la larga le haga zozobrar.
            El capitán reúne a la tripulación –no es un submarino al uso-, y en asamblea acuerdan el intento, llevar a término su misión. El capitán manda pues cargar el torpedo e iniciar el protocolo de disparo.
            Justo antes de dar la orden, en el radar aparece otra nave: Se trata de un acorazado acercándose al portaviones… para escoltarlo. Ahora sí que flaquea definitivamente el ánimo, ahora sí que la imposibilidad de una mínima posibilidad toma forma definitiva.
            El acorazado se acerca con magisterio navegante hasta colocarse muy cerca del portaviones e inicia maniobras de aprovisionamiento. Dos moles majestuosas en su decrepitud, pues se trata de maquinarias ya obsoletas, oxidadas, prácticamente inservibles para las geo-estrategias que se avecinan. Aunque mantienen una formidable fuerza, sobre todo si su enemigo, aunque sea coyuntural, es un submarino con un solo torpedo.
            El silencio se adueña del espacio cerrado que es el submarino. Todos los tripulantes, cabizbajos, abatidos, pierden la mirada en la oscuridad que les envuelve… Hasta que el artillero alza la voz y sentencia: ¡Tenemos una posibilidad! Si nos acercamos rápido y lo suficiente, antes de ser detectados podemos disparar el torpedo contra el acorazado, atravesarlo por encima de su quilla y hacer que impacte a la vez contra el portaviones. La explosión ene uno magnificara los daños en el otro.
            En un principio todos advierten que eso es una locura. Pero, ponderando la situación, saben que aunque sólo poseen un torpedo, se trata de un arma reciente, de última generación, y que les ha dado ya algunas victorias importantes.
Y poco a poco, uno a uno, entienden que, dado el aquí y el ahora, esa treta es su única posibilidad de lograr aunque sea una victoria moral. Una pequeña victoria… Justicia poética quizás, y tan solo.
Así que en silencio, uno a uno, asienten a la silenciosa pregunta que les hace, con su mirada, el capitán.
Es su sacrificio y están dispuestos a asumirlo.
            ¡Zafarrancho de combate!
            El capitán manda disparar y el torpedo, en silencio, se desliza veloz directo a su objetivo.
           




2.
A PROPÓSITO DEL PSOE…


Saturado mediáticamente por el cansino tema de la crisis del Partido Socialista Obrero Español (yo lo llamo, tiempo ha, Partido Populista Socio-Cortijero Español… resulta evidente porqué), harto ya de demagogias Susanistas, derivas Sanchistas y paternalismos Patxistas, se descuelgan ahora, ahítos de auto-populismo sociata y apologías hagiográficas endogámicas, con que la moción de censura lanzada al viento por los podemitas, en el fondo no es una mina política contra nuestro amado líder Rajoy y su Partido Populista Español (así nombro yo al PP, también porque resulta más que evidente), sino una carga de profundidad, también política, dirigida en realidad a subvertir la libre participación de los militantes socialistas a las puertas de sus primarias más… sangrientas. Siempre hablando políticamente, claro.
            Aparte análisis que verifican su deriva al centro derecha (dudo que desde una izquierda manifiesta de la que presumen constantemente)…
Aparte el apoltronamiento de su casta dirigente, agarrados con enfermiza ansia con una mano en sus cargos de partido y con la otra –otros, muchos-, en su convenido sillón consejeril plantado en opacas empresas monopólicas…
Aparte su comportamiento político desde que comenzase esta tan manida como manipulada crisis –que tan bien les vino a algunos-, recortando derechos, reconcentrando aún más la riqueza en unas pocas manos…
Dejando aparte también sus alianzas coyunturales con la derechona de este país (Artículo 135, por decir algo…), o con el pijerío cachorro heredero de esa misma derechona, surgido en súbita reacción contra la indignación reinante…
Aparte todo esto y mucho más…
Estaría y está más que justificado que PODEMOS intente “despertar” a los socialistas. Y digo PODEMOS porque, visto lo visto, nadie más lo va a hacer. Ni lo va a intentar.
Y los socialistas llevan mucho tiempo anestesiados… políticamente hablando. O no.
Y estaría bien que despertasen los sociatas en el lecho del que tanto presumen (ya conocen el refrán…), es decir en la cama de la izquierda. O en el lado izquierdo de la cama, cuando menos. No sé si me explico…
Está bien que lo haga alguien, eso de despertarles. PODEMOS, por ejemplo. Aunque lo haga a su manera: Precipitadamente unas veces, espontáneamente otras, torpemente en ocasiones. Incluso vengativamente, pueda parecer, y carente de contexto alguna que otra vez.
            Pero eso no les excusa, a los socialistas, de su populista intento de colocarse en el centro del universo político coyuntural. Máxime cuando la podredumbre política del Partido en el poder (más una organización criminal y mafiosa), el PP, una verdadera banda saqueadora de lo público, con tentáculos de toda índole (financieros, jurídicos, policiales, empresariales…), y la cloaca en que han convertido las administraciones e instituciones del país, nos absorbe a todos y nos hunde en la inconsistencia ciudadana y social.
            ¿Acaso se creen los socialistas el ombligo del mundo? ¿Acaso se creen que el PSOE, su PSOE, por muy centenario que sea, está por encima de la corrupta coyuntura política que nos está llenando de mierda a todos?
            ¿Qué nos importa a la mayoría la guerra fratricida y de tronos en la que se han metido ellos a sí mismos?
            ¿Quiénes se creen que son?
            Pues eso. Que alguien les apee de su fe salvadora (¡se creen los mesías políticos de este país, y peor aún, lo proclaman!), que alguien les devuelva a la realidad –¡aún estamos esperando un mínimo de autocrítica!-, no vendría nada mal. Y si sólo están dispuestos a hacerlo los podemitas, aun con sus torpes o criticables formas, pues vale. O que se pongan los demás el traje de faena también, después de despojarse de sus hipócritas uniformes, agarren los productos de limpieza y los más potentes desinfectantes y se unan al zafarrancho…
            Este país lo necesita, y con toda urgencia.
            A la parábola anterior me remito.
Estoy en mi trinchera, cabizbajo, abatido y apenas me queda munición…




La Semana del Impeachment… (Y no es una oferta).

Y ahora resulta que el impeachment  contra la ya expresidenta de Brasil por corrupción política y que la desbancó del poder por aclamación popular,  ha dado con los huesos de quién la inculpó, en la cárcel… por corrupción. (Estoy generalizando los delitos y concentrándolos en un único término, entre otras cosas porque estoy harto de oír, conocer, escuchar, reflexionar, analizar, filosofar y hablar sobre el tema de la corrupción política y su podredumbre. El tema me ofende y me asquea hasta límites entrañables insospechados. Y despierta en mí visceralidades temerarias…)
            Pues eso, que el susodicho pájaro, hasta ahora gerifalte de la derechona que gobierna Brasil, está en la cárcel. Y creo haber oído que para un largo tiempo.
            Pues resulta que al Presidente de Brasil –exjefe del señalado elemento enchironado-, le han publicado conversaciones incriminatorias, grabaciones intentando sobornar a aquél y otros pájaros del nido –su nido-, para que callasen no sequé sobre no sé qué cuando y cuanto… En fin, lo de siempre.
            Y ahora anda el hombre –y toda su caterva de adláteres corruptos-, pendientes de que no le imputen e inicien un proceso de impeachment contra él como el que le endosó a Dilma Rousseff…

En EE.UU., ese otro pájaro –naranja en este caso, y no por su exotismo precisamente-, debido a oscuras maniobras pre-electorales, espionaje a sus adversarios políticos, destitución de cargos antes afines, injerencias en las investigaciones de sus agencias policiales y para-policiales, chirriante y sospechosa estrecha amistad con el amado líder ruso Putin, o coqueteos políticos con Corea del Norte (dios los cría y ellos se juntan…), etc. etc., anda al borde de echarse encima todo el aparato estatal yanqui y ser  también carne de impeachement… No caerá esa breva.

¿Y aquí?
Más de lo mismo, más voluminoso y durante mucho más tiempo. Además de ministros, fiscales generales y fiscales anticorrupción reprobados, horas y horas de grabaciones explícitamente comprometedoras, informes policiales de todo tipo, de la Guardia Civil, la policía, la fiscalía… Aluvión mediático destapando continuamente más y más casos de corrupción, comisiones de investigación –inútiles, tal como estamos viendo-, saqueo de las arcas públicas. Un gobierno y su partido no sólo salpicados por las sospechas de financiación ilegal, prevaricaciones varias, casi un millar de imputados, investigados y encarcelados… Un presidente del gobierno obligado a testificar en el más reciente y mediático del montón de casos de corrupción que le afectan a él y a toda su camarilla, organización criminal, según autos judiciales contrastados.
Y no pasa nada.
En Grecia llevan varios días manteniendo una huelga general aderezada con manifestaciones y continuos enfrentamiento, bastantes violentos, contra los recortes anunciados: 5.000.000.000€ según la prensa.
Aquí los presupuestos generales, casi aprobados gracias al mercadeo y la conveniencia pecuniaria de nacionalistas, para-nacionalistas, patrioteros y demás hierbas, recortan beneficios sociales por esos 5. 000.000.000€ y más. Que se sepa y si no surgen sorpresas cuando nos leamos la letra pequeña…
Y no pasa nada.
Bueno sí… Se pone en marcha una inocua moción de censura… Y el resto del mundo político y casi todo el mediático la ataca. Obviando todo lo anterior.
Y no pasa nada.
Pobre moción de censura, cómo te entiendo. Comprendo tu indefensión. Comparto tu frustración.
Eso de la tontería generalizada, como lo llama el periodista Jabois, cuando alude a todo este sinsentido político que nos rodea diariamente, no es sólo tontería… Y además es peligroso.


            Hay quien tilda a este país como país de mierda. Y los hay que lo tildan de mierda de país. Elijan ustedes, ciudadanos.
            Yo lo tengo muy claro, y mi definición de país anda cercana al ámbito de las dos definiciones anteriores: este país es como una hemorroide. Y la sufrimos en silencio. Un silencio absurdo, indigno, cómplice, cobarde y miserable.
            Y así nos va.
¡Qué asco!

No hay comentarios:

Publicar un comentario